Categorías
Cuidados de las Cicatrices

¿Cómo cuidar las cicatrices después de una mamoplastia?

Descubre los pasos esenciales para cuidar correctamente las heridas y cicatrices después de una mamoplastia.

Cómo cuidar las cicatrices después de una cirugía de mamas, es una de las mayores preocupaciones que tienen las mujeres cuando se realizan una mamoplastia, ya que inevitablemente después de todo procedimiento quirúrgico al menos una incisión en la piel va a quedar y esto suele dejar cicatrices visibles.

Algunas pacientes pueden tener problemas con las marcas debido a varios factores que van desde una cicatrización tardía, su genética, infección de la herida o un cuidado postoperatorio inadecuado de las lesiones. 

Un buen cuidado de las cicatrices puede reducir de manera significativa su apariencia, te invitamos a continuar leyendo para aprender mucho más sobre las diferentes técnicas que te pueden ayudar a cuidarlas correctamente.

Infográfico sobre los diferentes tipos de cicatrices mamarias que existen y como tratarlas

¿Por qué se forman las cicatrices?

Cuando nuestra piel experimenta una lesión como una herida o una incisión quirúrgica, el colágeno aparece para regenerar ese tejido dañado.

Durante el proceso de cicatrización las fibras de colágeno se colocan de forma desorganizada inicialmente, esto hace que aparezca la cicatriz y tenga una apariencia más elevada o abultada. 

Luego con el paso del tiempo comienzan a organizarse las fibras en una misma dirección y se cura la herida haciendo que sea menos evidente la marca.

¿Todas las cicatrices de una mamoplastia son iguales?

En la mayoría de las mujeres la cicatriz normal debe ser plana, sin embargo esto no ocurre todas las veces. 

Hay circunstancias en las que el cuerpo produce demasiado colágeno y esto hace que el tejido cicatricial que se forma sea menos liso, ocasionando que se note mucho más algunos tipos de cicatrices. 

Algunos tipos de cicatrices típicas que puede tener una paciente después de una mamoplastia son

Cicatriz hipopigmentada 

Son delgadas y las más comunes, es la que se denomina una cicatriz normal son planas en la piel. Aunque, inicialmente pueden tener una apariencia roja e inflamada.

Cicatriz atrófica

Es un tipo de cicatriz que generalmente se hunde en la piel, se puede evidenciar cuando hace falta grasa o tejido. En este caso el cuerpo no va a producir suficiente colágeno y para reemplazar ese tejido perdido se produce este hundimiento, en las cirugías de mamas es poco probable que se desarrolle este tipo de cicatriz.

Cicatriz Hipertrófica

Todo lo contrario al anterior, hay un exceso de colágeno que no permite que las fibras se organicen y como consecuencia tenemos una cicatriz elevada y roja. Son menos flexibles que la piel normal, crecen sobre la herida a diferencia de las cicatrices queloides.

Queloide

Este es el extremo de una cicatriz hipertrófica, es totalmente anormal y suele ocurrir después de la cirugía. 

El exceso de colágeno produce abundante tejido cicatricial más allá de la incisión quirúrgica, puede inclusive llegar a seguir creciendo extendiéndose en la piel sana. Su textura es muy dura, son brillantes y puede con el tiempo volverse más clara, pero tienden a ser rojas principalmente. Causan mucha incomodidad porque pican y en ocasiones son dolorosas, es el tipo de cicatriz que ningún cirujano ni paciente desean.

La cicatriz depende de la técnica empleada por el cirujano

Inframamaria 

Es una incisión que se realiza en el pliegue inferior de la mama.

Periareolar 

Son las heridas que rodean la areola en forma circular.

Transaxilar 

Se realiza la herida quirúrgica en el pliegue axilar.

Mantener una vigilancia constante en la herida, te puede ayudar a reconocer con rapidez cualquier anormalidad en su proceso de sanación, veamos las características normales de las heridas postquirúrgicas en sus distintas fases.

¿Cómo saber si mi cicatriz está sanando correctamente?

Posterior a cualquier herida en la piel, el sistema inmunológico va a desencadenar una reacción compleja, para restaurar y sanar lo más rápido posible la piel.

Esta regeneración de la lesión se va a producir en cuatro fases distintas, la primera se llama…

Hemostasia

Cuando el cirujano realiza la incisión quirúrgica, lesiona el tejido junto con los vasos sanguíneos, los vasos se van a contraer reduciendo el flujo de sangre para evitar el sangrado excesivo. Esto es lo que se conoce como hemostasia.

Inflamación

Luego que pasa la fase de hemostasia en la herida comienzan a llegar células inflamatorias que tienen la función de iniciar la coagulación de la sangre y es uno de los primeros pasos de sanación de la herida. 

Aquí vamos a tener células pertenecientes al sistema inmunológico como los leucocitos que durante aproximadamente 48 horas van a ser capaces de mantener la lesión limpia, eliminando las bacterias.

Es importante mantener un cuidado adecuado de la herida en esta fase, ya que si se prolonga el proceso inflamatorio puede significar que la herida está infectada o hay algún otro problema que es necesario que el cirujano evalúe.

Proliferación

Pasado 10 días de la cirugía, la respuesta inflamatoria ya ha disminuido y se pasa a la siguiente etapa en donde va a ocurrir la verdadera reparación de la piel. Los vasos sanguíneos van a comenzar a regenerarse y aparece el colágeno para remodelar nuevamente la estructura del tejido.

Remodelación y maduración del tejido

Esta etapa en un proceso normal de cicatrización ocurre después de la primera semana. Podrás notar que la herida va a empezar a disminuir de tamaño, esto se debe a que las células se empiezan a juntar con mucha más fuerza para reducir el área a cicatrizar, permitiendo que se forme lo que llamamos el tejido cicatricial.

En cuanto al proceso de cicatrización esta es la fase más importante, cualquier alteración puede provocar que la cicatriz quede estéticamente poco atractiva.

Durante el proceso de curación es normal notar cambios de color, al inicio puede ser de un rojo claro o rosa luego va a ir desapareciendo con el tiempo.

¿Cuánto tiempo dura el proceso de cicatrización?

Como vimos anteriormente después de una lesión inicial la cicatriz, las primeras dos semanas va a estar enrojecida, luego un poco inflamada y muy sensible.

Después de 2 a 8 semanas vas a notar que está elevada por encima de la piel, un poco roja y quizás algo endurecida debido al colágeno.

A partir de la semana 8 a las 22 semanas ya la cicatriz toma un color más claro y se suaviza. El colágeno se eliminó del sitio y se ha reducido su tamaño. 

El tiempo de curación va a variar dependiendo de la condición, genética, cuidados y elasticidad que tenga la piel.

¿Cuándo debo llamar al cirujano?

Aunque las infecciones son poco comunes durante el proceso de cicatrización, como paciente debes conocer cuáles son los signos de alarma y es ahí cuando debes recurrir a llamar al doctor inmediatamente para evitar las complicaciones médicas o una cicatrización anormal.

Es muy probable que durante estas etapas te preguntes si lo que te está ocurriendo es normal o sí algo anda mal. Si presentas: 

  • Fiebre 
  • Evidencias que el proceso de curación está más lento 
  • Si a través de la herida hay salida de líquido blanquecino o
  • Está muy enrojecida la herida
  • Si el dolor empeora o
  • Si sientes mucho calor e inflamación en el sitio de la herida 

Todos estos son motivos que debe evaluar el cirujano para ayudarte a reconocer el problema y puedas avanzar en tu proceso de recuperación.

Parches reductores de cicatrices ¿me ayudan a disminuir la cicatriz de la mamá?

Si deseas que con el tiempo la preocupación por las cicatrices disminuya, te recomendamos utilizar las tiras de ácido hialurónico para ayudar a minimizar por completo la apariencia de tus cicatrices.

Se ha demostrado en diversos estudios clínicos que los parches reductores de cicatrices ayudan a disminuir las cicatrices de las cirugías de mamoplastia en la mayoría de las pacientes, cuando se usan correctamente.

Las tiras de ácido hialurónico y silicona son láminas muy delgadas que se pueden usar durante las 24 horas del día.

Entre los beneficios principales que los parches reductores de cicatrices pueden ofrecer tenemos…

  • Una reducción del 86% de la textura de la cicatriz, porque suavizan y aplanan
  • Mejoran el color en un 84%  
  • Mantiene en un 68% la hidratación de la capa externa de la piel, previniendo la producción excesiva del colágeno.
  • Normalizan el proceso de cicatrización 
  • No son invasivos  
  • No ocasionan dolor ni picazón 
  • Se adaptan al tamaño de la cicatriz 
  • Son recomendables desde el punto de vista estético, ya que tienen un color parecido a la piel dando un buen aspecto.
  • Son muy fáciles de usar 
  • Pocos casos presentan alergia o sensibilidad a los productos (son hipoalergénicos) 

Se pueden utilizar en cualquier tipo de cicatriz no solamente en una reciente, si ya ha pasado tiempo de tu cirugía o tienes una cicatriz hipertrófica, también está indicado su uso.

Lo que se recomienda siempre es que hay que empezar a utilizarlos una vez que ya la herida está cerrada que no está supurando ningún líquido ni hay sangrado. El cirujano por eso debe evaluar la herida antes y decirte en qué momento ya puedes empezar a utilizar los parches reductores de cicatrices. 

Las marcas nunca desaparecen por completo. Sin embargo, con el uso de los parches reductores de cicatrices podemos hacer que su apariencia sea tan suave, ligera y delgada que casi sea imperceptible a la vista.

Mejores tratamientos para cuidar las cicatrices de la cirugía de mama

El mejor tratamiento para tratar y cuidar las cicatrices de tu cirugía de mamá es seguir fielmente las instrucciones posoperatorias que te haya indicado el cirujano estético.

Después de esto podemos incluir otras medidas que pueden ser muy útiles. Y van a mejorar el proceso de sanación, a continuación te comentaré algunos métodos que pueden acelerar la recuperación.

  1. Usa un sostén de soporte

Utilízalo, tanto durante el día como la noche. Esto le va a servir de apoyo a los senos y así ejercen menos presión sobre la cicatriz, pero siempre dependiendo del consejo del cirujano.

Suelen generalmente indicarlo hasta 6 meses después de la cirugía, ya que como hemos mencionado anteriormente a partir de la segunda semana quizás ya no tengas ninguna herida visible, solo la cicatriz y creas que has sanado completamente, pero esto es erróneo.

Internamente el proceso de curación apenas está iniciando. Evita usar sostenes que tengan aros, porque pueden maltratar la herida, los sostenes postoperatorios siempre deben ser suaves y resistentes.

  1. Uso de cremas en la herida

Algunos cirujanos plásticos las recomiendan, los tipos más probables de cremas que pueden indicar son: crema antibacteriana para protegerte contra infecciones, crema suavizante que se aplica después que la herida ha sanado, para ayudar a mantener la piel flexible e hidratada. No hay estudios que demuestren que sean efectivas en un 100%. 

Por el contrario, los parches reductores de cicatrices que también se indican en esta fase si son altamente recomendados, para mejorar la apariencia de las cicatrices.

  1. Masajes suaves en la cicatriz

Se recomienda el masaje suave para ayudar a aplanar la cicatriz. Se hacen una vez que ya no hay costra y que está sanada  la herida. 

Puedes aplicarte crema o aceite y ejercer con tus dedos un poco de presión muy suave, con el masaje estás aumentando el flujo sanguíneo en la piel y acelerando el proceso de sanación. A su vez colabora a que las fibras del colágeno se distribuyan mejor haciendo que las cicatrices se suavicen.

  1. Evita fumar

La nicotina reduce el flujo sanguíneo y la cantidad de oxígeno que llega a la herida. En el proceso de sanación de la lesión es fundamental dejar de fumar porque también puede afectar a los glóbulos blancos, haciendo que combatan menos las infecciones y como consecuencia directa tu cicatriz puede quedar menos estética.

  1. Ten una dieta saludable

Las vitaminas y proteínas son los nutrientes necesarios cuando el cuerpo necesita crear un nuevo tejido y para sanar lo más rápido posible nada mejor que una dieta balanceada que te aporte estos nutrientes para  favorecer el proceso de cicatrización.

  1. No expongas la cicatriz a la luz solar

Después de una cirugía la piel suele ser más sensible, esta zona cicatricial si recibe directamente los rayos solares puede hacer que aparezcan áreas más hiperpigmentadas, además que las cicatrices sufren quemaduras solares con mayor facilidad, lo mejor es que evites la luz solar utilizando los parches reductores de cicatrices que protegen del sol y cubren la herida.

  1. Evita hacer ejercicio

Durante la primera semana no se recomienda hacer ningún tipo de ejercicio, posteriormente puedes ir realizando tu vida normal y ejercitándote gradualmente, siguiendo siempre las indicaciones que te dé el cirujano. 

Lo normal es que después de las seis semanas de la operación ya puedas reincorporarte a tu rutina de ejercicio normal.

  1. Cuida tu herida

La mejor manera de evitar que la cicatriz después de la mamoplastia sea muy evidente es mejorar el proceso de cicatrización y esto lo puedes lograr manteniendo siempre el área limpia para prevenir las infecciones.

Revisando todas las recomendaciones, cumpliendo las que tu cirujano te haya indicado y vigilando constantemente la evolución de tu cicatriz el proceso de sanación será exitoso.

Fuentes: