Saltar al contenido

¿Cuál es la diferencia entre Sérum y una crema?

imagen de una chica aplicando crema y un pote de serum

Si eres de los que piensa que usar solo crema para hidratar tu rostro es suficiente, no puedes dejar de leer este artículo, te revelará cómo puedes prolongar la juventud de tu piel con el increíble poder del sérum.

Te imaginas que existiera un único producto que pudiera retroceder el tiempo en tu piel. Un tratamiento que sea capaz de revitalizar tu rostro y devolver la frescura.

Quizás no exista ese único tratamiento mágico, pero te aseguro que usando una combinación adecuada de productos en tu rutina diaria de belleza, puedes favorecer la reparación celular, regenerando tus células cutáneas hasta lograr ese aspecto tan deseado de lozanía y apariencia jovial.

Vamos a hablar de dos productos estrellas que no deben faltar en tu rutina facial y te voy a explicar sus diferencias y por qué debes usarlos combinados.

¿Qué es el sérum?

Es un producto cosmético que suele tener una textura bastante fluida y se debe incluir en la rutina de cuidados diarios de nuestro rostro.

Su principal característica es que contiene en altas concentraciones sus ingredientes activos  (aproximadamente 70% del producto), esto permite que penetre mejor en las capas de la piel y como es más ligero que la crema, se absorba más rápido.

Lo ideal es que el suero no contenga aceites ni deje la piel grasa (oil free), su base debe ser acuosa y liviana, para poder aplicar la crema hidratante posteriormente.

¿Cómo actúan los sérum en la piel?

El paso del tiempo es inevitable y en nuestra piel no pasa desapercibido. Biológicamente está ocurriendo una serie de cambios, que se expresan con la pérdida de proteínas en la dermis.

Los niveles de colágeno y elastina comienzan a disminuir y las células cutáneas se desorganizan, apareciendo líneas finas de expresión en el rostro con pérdida de la elasticidad de la piel.

Los proteoglicanos y el ácido hialurónico son los que principalmente se encargan de que las células de nuestra piel se mantengan unidas y conserven el agua, haciendo que luzca siempre hidratada pero con los años también disminuyen.

Otro  factor importante, que influye en el envejecimiento prematuro de nuestra piel es la exposición a los radicales libres por el estrés oxidativo.

Para prevenir todos estos cambios fisiológicos se han desarrollado productos como los sérum que contienen en sus fórmulas estos  ingredientes activos (colágeno, elastina, ácido hialurónico) que se pierden con el paso del tiempo y actúan ralentizando los procesos biológicos del envejecimiento celular, sus efectos suelen ser inmediatos y a largo plazo.

¿Para qué sirven los sérum?

Los sueros no solo mejoran la hidratación de nuestra piel sino que también la nutren y protegen de los efectos de la oxidación, evitando el daño que los radicales libres causan en la matriz extracelular.

En su elaboración se omiten los ingredientes más pesados que se suelen encontrar en las cremas hidratantes comunes, eso hace que su concentración de ingredientes activos sea mayor. 

Por ser de consistencia liviana penetran con mayor profundidad la piel, si lo utilizas constantemente tu rostro tendrá una textura más firme, humectada y suave, además de disminuir la apariencia de los poros

Otra ventaja de los sérum es que mantienen la hidratación y el brillo natural de la piel, reduciendo las arrugas durante más tiempo.

Los expertos en cosmetología sugieren que si quieres mantener los niveles de colágeno y elastina en la piel, lo debes aplicar diariamente.

Sin embargo, no todos los serum son iguales, las propiedades que aportan a nuestra piel van a depender de los ingredientes activos que contengan.

Tipos de serum

Existe un suero para cada necesidad o problema cutáneo que puedas tener. Los ingredientes de cada fórmula varían de acuerdo a la marca comercial y sus componentes, algunos de los más conocidos son:

Sérum antioxidantes 

Contienen extracto de granada, vitamina c, extracto de semilla de uva entre otros. Protegen la dermis de los posibles daños del sol y ayudan también a combatir los radicales libres que causan el envejecimiento de la piel.

Sérum antiinflamatorios

Estas fórmulas incluyen áloe vera, árnica, etc., ingredientes que combaten el enrojecimiento de la cara y previenen el daño celular que el proceso inflamatorio puede ocasionar.

Sérum con propiedades hidratantes

Son aquellos que van a contener ceramidas, ácidos grasos o aminoácidos esenciales. Su función va a ser vitalizar la piel y hacer que las membranas celulares se hagan más fuertes, también mejoran la hidratación y las líneas finas de expresión. Combaten los radicales libres que se encuentran en el medio ambiente y pueden afectar la piel.

Además, de los que ya hemos mencionado, los hay específicos para antiedad, antimanchas, antiacne, entre otros. 

Lo principal es que antes de elegir uno, puedas saber cuál te favorece más, tomando en cuenta sus propiedades saludables para la dermis.

Su textura puede variar desde tipo gel a emulsiones; si tienes piel grasa debes evitar las emulsiones que tienen como base el aceite.

Aunque, por lo general van a ser siempre libres de aceites, ya que así mejoran el aspecto inmediato de la piel y no deja residuos en el rostro que puedan  interferir en la aplicación de la crema hidratante.

¿A qué edad puedo empezar a usar los sueros faciales?

En el instante que empieces a cuidar tu piel es el mejor momento, si eres joven no tienes ninguna contraindicación para usarlo, no obstante, lo ideal es que seas mayor de 25 años, que es cuando en la piel comienzan a disminuir los factores de crecimiento.

Los beneficios que aporta el suero con su alta concentración de ingredientes activos van más allá de los efectos lifting. 

Sirven para tratar cualquier problema de la piel y prevenir futuros inconvenientes. Esto va a depender directamente de sus componentes. 

Pueden ayudar a tratar el enrojecimiento facial, el exceso de sebo, pieles con tendencia acneica e incluso problemas de cicatrización. 

Son especiales para regenerar la piel, lo fundamental es tener en cuenta las características de tu rostro, así podrás elegir el específico a tu problema y necesidades de tu edad.

¿Cuál es el mejor serum?

El objetivo del serum es mejorar la apariencia de nuestra piel y potenciar el efecto de las cremas. Desde su primer uso notarás tu cara más luminosa, suave y con un tono más uniforme.

¿Cuál sería el mejor para tu piel? eso va a depender de las necesidades que tenga tu rostro. 

Los hay antiedad con efecto lifting, reafirmantes, con antioxidantes para nutrir las capas más profundas de la dermis, con propiedades aclarantes para unificar los tonos y manchas. Entonces no hay un sérum que sea mejor sino que va a depender de las exigencias de cada piel.

Los expertos en cosmética sugieren que lo ideal es no escoger según el tipo de piel el sérum sino por el principio activo y los beneficios que aportará.

Tanto hombres como mujeres se pueden beneficiar de los ingredientes activos de un sérum, sus fórmulas también están diseñadas para pieles masculinas, ayudando a prevenir su envejecimiento prematuro. Son de absorción instantánea, mejoran las arrugas y la elasticidad de la piel haciendo que luzca menos flácida.

Una de las mayores ventajas que tienen los sérum es que son muy específicos para cada área de nuestra cara

Tener un producto especial para tratar las ojeras o esas mínimas líneas finas debajo de la piel delgada del ojo, es muy importante. Si tienes ojos cansados y muy ojerosos estos son adecuados para ti.

Sérum para pieles jóvenes

Si eres de piel joven pero has empezado a percibir un poco de flacidez en tu cara, tus poros están dilatados y siempre tienes exceso de grasa en la zona T. Te recomiendo usar los sérum con colágeno y algas marinas, que tienen propiedades hidratantes. Notarás cómo pueden mejorar el aspecto flácido y dar tonicidad al rostro.

Para las pieles jóvenes se sugieren los que contienen antioxidantes como la vitamina C o fórmulas dermatológicas diseñadas para combatir el acné, mejoran los poros dilatados y disminuyen la aparición de los granos.

Sérum para pieles maduras

Por el contrario, si tienes más de 35 años o tu piel es madura y deseas prevenir las líneas de expresión, unificar el tono o conseguir un acabado lifting en tu rostro, que te haga lucir una piel joven y radiante,  puedes elegir los serum que contienen colágeno, ácido hialurónico y alantoína en su composición. 

Son potentes regeneradores de las células cutáneas, sus fórmulas están altamente concentradas con ácido hialurónico de bajo y alto peso molecular, ya que eso los hace más eficientes comparados con otros cosméticos a la hora de penetrar las capas más profundas de la piel.

Combaten el envejecimiento desde la matriz celular y reparan las células dañadas. Sus propiedades son reafirmantes e hidratantes. En la línea de productos para cuidado de la piel Elix-care lo puedes encontrar.

¿Cómo usar los serum?

Lo recomendable es aplicarlo una vez o dos veces al día. Primero la piel debe estar lavada, ya que las células estarán más receptivas para que penetre el producto.

Solo necesitas colocar un par de gotas debido a su alta concentración en principios activos. Posteriormente mediante un suave masaje en tu rostro, cuello y escote lo vas a dejar absorber. 

En cuanto a la forma en que debe ser aplicado primero comienzas por la parte interior del rostro (mejilla, mentón, nariz y frente) luego realizas movimientos circulares hacia la parte exterior y poco a poco vas expandiendo hasta el cuello y escote. Una vez absorbido en tu piel, tu dermis queda preparada para aplicar la crema hidratante.

Cada producto tiene beneficios distintos, vamos a conocer ahora las diferencias entre el serum y la crema, ambos son indispensables si deseas tener una piel perfecta.

Crema hidratante

Las cremas faciales son productos tópicos de consistencia más espesa que el sérum por lo tanto su absorción es más lenta, están diseñadas para mejorar y mantener la barrera cutánea.

Las cremas al igual que el suero pueden ser de diferentes tipos, de acuerdo a sus ingredientes activos, las hay hidratantes, anti enrojecimientos, hipoalergénicas, anti-edad y las que ayudan a controlar el exceso de sebo. 

Las cremas hidratantes y antienvejecimiento son el tercer producto de uso tópico más vendido, porque sus ingredientes activos están diseñados para darle a nuestra piel un aspecto juvenil, liso y a la vez suavizar las líneas de expresión manteniendo la luminosidad natural del rostro.

¿Cómo actúan las cremas hidratantes? 

Si crees que las cremas hidratantes tienen como función agregar agua a nuestra piel, estás en un error. Cuando hablamos de cremas humectantes, estas se encargan de prevenir o disminuir la evaporación del agua de la piel desde sus capas más profundas.

La crema ideal tiene que ser capaz de 

  • Reparar la barrera cutánea 
  • Aumentar el contenido de agua 
  • Ayudar a mantenerlo 
  • Debe ser cosméticamente elegante 
  • Útil para todo tipo de piel tanto sensibles como no sensibles
  • No comedogénica y 
  • A un precio asequible sin disminuir su calidad.

¿Cómo aplicar la crema hidratante?

Una vez que la piel ha absorbido el suero por completo, podemos aplicar la crema. Masajeando en forma circular por todo el rostro y cuello, en caso de aplicar una crema especial para los ojos se debe hacer suavemente y ya en el último paso después de la crema hidratante.

Las cremas para pieles mayores de 35 años que son propensas a la sequedad deben contener entre sus componentes estrellas el ácido hialurónico, ya que está científicamente demostrado que combate las arrugas, mejora la elasticidad de la piel y la humecta. 

Nosotros te recomendamos usar el facial de Elix-care que contiene esta proteína imprescindible para lograr esa textura sedosa, disminuir las arrugas y aportar iluminación a tu rostro

Diferencias entre sérum y crema ¿cuál debo elegir?

Con todo lo que ya conocemos sobre la crema hidratante y los sérum, conocer la diferencia entre ambos es muy sencillo. 

El punto clave aquí es que nuestra piel se beneficie de todos los principios activos de ambos productos y sepas que cumplen diferentes funciones, los dos deben ser incluidos en nuestra rutina de belleza.

Una vez aclarado esto, comenzamos con la principal diferencia que la vamos a percibir en su textura, el suero es más ligero porque se va a absorber más rápido. Sin embargo, la crema hidratante es más densa y por lo tanto necesita mayor tiempo para su absorción. 

La función esencial de la crema va a ser hidratar la piel y el objetivo del sérum es nutrir y potenciar los efectos de la crema, para que nuestra piel luzca humectada, tersa y saludable.






fuentes

  1. Dermatol. 2018;11:253-263. Published 2018 May 29. doi:10.2147/CCID.S161352
  1. McCall-Perez F, Stephens TJ, Herndon JH Jr. Efficacy and tolerability of a facial serum for fine lines, wrinkles, and photodamaged skin. J Clin Aesthet Dermatol. 2011;4(7):51-54.