Saltar al contenido

Parches reductores de cicatrices en niños y bebés, una solución ideal.

Reducir y hasta eliminar cicatrices en niños o bebés es seguro y efectivo con nuestros parches reductores de cicatrices.

reducir eliminar cicatrices con parches cicatrizantes en niños y bebés

La piel de los niños es sensible y refleja la belleza de una piel joven así que es normal que te preocupes por cualquier lesión, daño o cicatriz que pueda sufrir tu peque y dejar marcas en su preciosa piel.

Uno de los tratamientos más fáciles de usar en casa y con buenos resultados son los parches reductores de cicatrices con ácido hialurónico, de los cuales te explicaremos todo en esta guía.

cómo usar parches cicatrizantes en niños (infográfico) sobre las cicatrices en niños y como tratarlas con parches
Usar parches reductores de cicatrices en niños

Los niños son exploradores innatos del mundo, muchos no tienen edad suficiente para ser conscientes del peligro a su alrededor y en cualquier lugar o momento pueden tener un accidente. Ciertos accidentes son más graves – como las quemaduras que dejan profundas secuelas físicas y psicológicas, y otros más simples como un raspón posterior a una caída en el colegio.

Como padres, tenemos que estar preparados para enfrentarnos de la mejor manera a estas situaciones, en esta guía hemos resumido los mejores consejos sugeridos por expertos, para que puedas sanar las cicatrices de tus hijos reduciendo las complicaciones y mejorando notablemente su estética.

Puntos claves sobre las cicatrices en los niños

Creo que una de las cosas más importantes es hablar con los niños y explicarles que las cicatrices son marcas normales, una consecuencia del daño que recibió en su piel. Bien sea un corte, raspadura, quemadura, mordedura o rasguño de una animal, picadura de medusa e incluso la cicatriz posterior a una operación.

Explicar los cambios que van apareciendo en la herida y luego su cicatrización hace que no tengan miedo y entiendan mejor el proceso. 

Una manera sencilla de hacerlo, es decirle que cuando su piel sufre una herida, las células del colágeno aparecen y restauran el área dañada. Mientras va sanando se forma una capa llamada costra, que es áspera y oscura, como un escudo que protege su piel y no deja que cosas malas entren en su cuerpo a través de la herida.

Luego, cuando sana completamente la herida, esta costra se desprende. Es normal que la piel se vea distinta ahora, y esa marca es lo que se conoce como cicatriz.

Son muchas las clasificaciones que existen para definir la apariencia de las cicatrices, su importancia radica en que son útiles para decidir el mejor tratamiento de acuerdo a su aspecto.

Los diferentes tipos de cicatrices que existen

En los niños podemos resumirlas en dos grupos: cicatrices atróficas y cicatrices hipertróficas o queloides.

Las cicatrices atróficas son las que podemos observar en el acné, la varicela, infecciones en la piel, cirugías, etc. Son de forma hueca como resultado de la pérdida del tejido y colágeno.

Diferentes a las cicatrices hipertróficas y queloides que ocurren por un exceso de colágeno.

Las cicatrices hipertróficas se elevan pero se mantienen al límite de la herida, en cambio, los queloides se extienden más allá de los bordes de la herida, como pequeñas tumoraciones.

Por lo general los queloides afectan más a menudo a las personas de piel oscura, incluyendo los niños. Se han evidenciado casos de niñas de 9 meses que posterior a realizarle el orificio en el lóbulo de la oreja, desarrollan queloides.

Síntomas de las cicatrización en los niños

No es de extrañar que los niños y bebés se quejen a sus padres por que sus heridas, durante la cicatrización, les moleste:

  • Picazón
  • Ardor
  • Tensión en la zona
  • Dolor
  • Pérdida de la sensibilidad 

Como no saben definir bien lo que están sintiendo, todos estos síntomas pueden ocasionarles trastornos del sueño y afectar sus actividades diarias.

Los niños, bebés y adolescentes pueden tener otros síntomas psicológicos y sociales que afecten su calidad de vida, no hay que infravalorar la importancia que esa cicatriz pueda tener para algunos pacientes pediátricos.

Si los compañeros de clases los discriminan, hacen muchas preguntas, miradas o comentarios de burlas, pueden llevar a que se sientan rechazados, solos y prefieren aislarse. Esto es muy común en las cicatrices posteriores a accidentes traumáticos como las quemaduras o accidentes de coche.

No hay que olvidar que más del 50% de los niños que sufren estas lesiones lamentablemente, pueden tener secuelas postraumáticas. Por eso es importante tratar lo mejor posible las cicatrices.

¿Cómo cuidar las heridas de los niños?

Mejorar la apariencia de la cicatriz en los niños, como ya lo he comentado no es solo cuestión de estética, también existe un impacto psicológico que hay que prevenir.

Estas son algunas medidas que puedes tener en cuenta para prevenir las cicatrices en tus hijos:

  • En caso de ser una herida por un raspón reciente y tener un sangrado activo, se puede aplicar compresión directa con una gasa o paño limpio, durante aproximadamente 5 a 10 minutos (sin levantarlo para mirar la herida), de esta forma se detiene el sangrado.
  • Después que haya dejado de sangrar, se lava la herida con agua y jabón neutro, es muy importante hacer esto, así el niño se resista, hay que calmarlo, y explicarle que eso disminuye el riesgo de que se infecte su herida.
  • Mantener la herida hidratada, para evitar los síntomas de sequedad y picazón.
  • Prevenir las infecciones, curando diariamente la cicatriz o como el médico tratante lo haya indicado
  • Evitar la exposición de la herida o cicatriz al sol, así minimiza el riesgo de oscurecimiento (hiperpigmentación) en la cicatriz.
  • Proporcionarle una alimentación balanceada, que el niño reciba todos los nutrientes necesarios para mejorar su proceso de cicatrización.

Como padres surgen muchas dudas cuando se curan las heridas. Aquí te responderemos algunas de las más comunes…

Preguntas frecuentes sobres las heridas y cicatrices en los niños

¿Cómo saber si mi hijo necesita sutura? 

Algunas pautas que te pueden ayudar a determinarlo son:

  • Si evidencias un corte muy abierto con exposición de músculo o grasa amarillenta.
  • Si la herida es muy extensa, de seguro necesita una evaluación médica.
  • Si la herida es en el rostro, y ves que es extensa y profunda, hay que llevar al niño con un especialista para que este indique los pasos a seguir, así disminuyes el riesgo de marcas faciales visibles en el futuro.

¿La cicatriz de mi hijo está creciendo, qué debo hacer?

Si las opciones de tratamiento que te indicó el médico tratante y las que te sugerimos más adelante en el apartado de cómo cuidar las cicatrices de los niños, no mejoraron la cicatriz de tu hijo, entonces debes llevarlo a un especialista para que lo evalúe, identifique el problema y pueda dar la mejor solución.

¿Qué hacer para eliminar las cicatrices de mi hijo?

Las cicatrices no se pueden borrar por completo, pero para minimizarlas existen medidas que te pueden ayudar. Aquí algunas de ellas.

Aplicar protector solar

La piel cuando sufre algún daño, se vuelve más susceptible a los rayos solares, si mantienes la herida de tu hijo siempre cubierta y usas protector solar, evitarás que cambie de color, y se oscurezca. 

Recuerda que el protector solar se recomienda usar después de que la herida ya está sanada, aproximadamente a partir de la segunda semana.

Realizar masajes en la cicatriz

Se ha demostrado que las cicatrices pueden suavizarse y aplanarse cuando se masajean, coloca tus dedos para aplicar una presión suave como si dibujaras pequeños círculos, esto lo puedes hacer diariamente. Recomendamos que lo hagas con alguna crema hidratante con ácido hialurónico o con nuestro aceite de Rosa Mosqueta.

Parches reductores de cicatrices

Los que contienen silicona y ácido hialurónico son los mejores, pueden ayudar a aplanar y suavizar las cicatrices en los niños, de forma segura y efectiva, para usarlos solo sigue las recomendaciones que te indico en el siguiente apartado.

¿Cómo usar los parches reductores de cicatrices en niños?

parches cicatrizantes para niños y bebés con ácido hialurónico
Parches reductores de cicatrices aptos para niños

Los parches cicatrizantes con ácido hialurónico son actualmente los más usados para tratar cicatrices en todas las edades.

Se aplican directamente en la cicatriz y actúan como barrera, para mantenerla hidratada y protegida. Son completamente seguros, y se pueden usar en cualquier parte del cuerpo.

Estos parches con gel de silicona actúan en la piel, reteniendo la humedad y evitando que la síntesis de colágeno sea anormal, y pueda terminar ocasionando cicatrices hipertróficas o queloides. 

Son ideales para usarlos en cualquier tipo de cicatriz reciente o crónica, por quemaduras, cirugía o accidentes.

Cómo aplicar los apósitos en tu hijo o hija

Lo primero que debes tener en cuenta es, nunca usarlos antes que la herida haya sanado, además, debes dejar que desaparezcan las costras y la piel esté solo con la marca de la cicatriz. 

Siempre hay que limpiar la zona y secarla, pero antes de colocar el parche debes:

  • Ajustar la tira o parche a la medida de la cicatriz, que sobresalga un poco de los bordes de la herida.
  • Puedes dejarlo por 12 horas mínimo al día, aunque su tiempo recomendado es 24 horas o más, dependiendo de la tolerancia del niño y lo que te indique el médico
  • Se pueden duchar con él, eso sí, evitando mojar el parche en exceso, se cambian cuando la lámina pierde la adhesividad.

En un periodo de 8 a 12 semanas debes ver mejoría en la cicatriz. Si la cicatriz está hipertrófica o sospechas que se está formando un queloide, habla con el pediatra para refiriera a un cirujano plástico y que este te indique el mejor tratamiento. 

Recuerda que esta guía sobre el uso de los parches cicatrizantes en los niños, es de carácter informativo y no reemplaza la evaluación de un profesional de la salud.

Fuentes:

  1. https://www.aboutkidshealth.ca/article?contentid=1177&language=english
  1. Burd, A. y Huang, L. (2012). Centro avanzado de cuidado de la piel, cicatrices y heridas para niños: una nueva era de cuidado. Revista india de cirugía plástica: publicación oficial de la Asociación de Cirujanos Plásticos de la India , 45 (2), 184-192. https://doi.org/10.4103/0970-0358.101268
  1. Qi Hongyan. Estrategias para el manejo de las cicatrices de los niños [J]. Chinese Journal of Burns, 2019, 35 (10): 712-714. DOI: 10.3760 / cma.j.issn.1009-2587.2019.10.002
  1. Andrew C. Krakowski , Christine R. Totri , Matthias B. Donelan y Peter R. Shumaker. Pediatría, febrero de 2016, 137 (2) e20142065; DOI: https://doi.org/10.1542/peds.2014-2065